Transformando Guatemala en una sola generación

Guatemala está atrapada en un círculo vicioso en el que la insuficiente inversión en la infancia provoca la transmisión de la pobreza y la desigualdad de una generación a la siguiente, frena el crecimiento económico, resultando en deterioro de la cohesión social y política.

  • A pesar de la estabilidad macroeconómica y un crecimiento económico de 3.0% el 2018, la presión fiscal del país continua alrededor del 10% del Producto Interno Bruto, PIB, por debajo del promedio de la región.
  • La pobreza ha venido aumentando de 51.2% en el 2006 a 59.3% en el 2014.
  • Guatemala es un país con alta desigualdad de ingresos, expresado en el Coeficiente de GINI  de 48.3 en el 2014.
  • La inversión pública infancia es de apenas el 3% del PIB (la mitad que Honduras o Costa Rica), claramente insuficiente para mejorar la salud, nutrición y educación de los niños.
  • La falta de oportunidades y la violencia empujan cada día a cerca de 230 niñas, niños y adolescentes a migrar.
  • Los niveles de violencia en Guatemala son muy altos, afectando a toda la población, todos los niveles socio económicos y de manera especial a las mujeres y la niñez, y tiene un altísimo costo económico y social para el país.
  • Según el Informe 2018 de Latino barómetro, el apoyo a la democracia en Guatemala ha disminuido del 50% en 1996 al 28% en el 2018. La confianza en el Congreso es del 17% y en los Partidos Políticos sólo del 11% al 2018.

Descargar informe