Programa Maya II

PROGRAMA MAYA, FASE III (2019-2021)

Programa Maya -Para el pleno ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas en Guatemala-

¿De qué se trata el proyecto?

Es un Programa Conjunto del Sistema de Naciones Unidas en Guatemala[1], en el que participan: tres Agencias del Sistema del Sistema de Naciones Unidas: a) La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos -OACNUDH-, b) El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia -UNICEF-, c) El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD-, y con la cooperación del Gobierno de Noruega. Programa que ha venido implementándose, en dos fases (2009-2013[2] y 2013-2017[3]).

El seguimiento del Programa Maya, Fase III (2019-2021) busca consolidar el enfoque basado en derechos humanos[4] y los resultados obtenidos en las fases anteriores, orientadas hacia cambios estructurales, para avanzar en la construcción de un Estado pluricultural, democrático y de derecho.

Contribuye a cinco líneas estratégicas: a) Formación- Capacitación; b) Redes y Alianzas; c) Justiciabilidad; d) comunicación; y e) Gestión conjunta.

Objetivo esperado

Para 2021 los pueblos indígenas de las áreas priorizadas han avanzado hacia el ejercicio pleno de sus derechos a la justicia, a la educación con identidad cultural y la participación política con enfoque de derechos, de género e interculturalidad en el marco de la construcción de un Estado Pluricultural y democrático de derecho.

¿Cuáles son los desafíos?

  • Ante la grave situación de discriminación y exclusión de los pueblos y mujeres indígenas, los esfuerzos se focalizarán en el incremento de la participación de los pueblos y mujeres indígenas en diferentes espacios de toma de decisión, así como a propiciar la interlocución válida que facilite la interacción con instituciones públicas para lograr que se alcancen compromisos concretos y efectivos para un desarrollo basado en derechos humanos, y con identidad cultural.

 

  • Incrementar la capacidad de exigibilidad de los derechos de los pueblos y mujeres indígenas de tal forma que esto contribuya al goce efectivo de sus derechos en el marco de la construcción de un Estado Pluricultural.

 

  • El principio de exigibilidad de los Derechos Humanos plantea que la defensa de los derechos humanos comprende la búsqueda de mecanismos vinculantes para que el Estado los garantice, en el marco de los estándares internacionales de derechos de los pueblos y mujeres indígenas y la Constitución Política de la República.

Es necesario que:

  1. a) Las instituciones públicas respeten y reconozcan a las autoridades, comunidades y organizaciones de pueblos indígenas como interlocutores válidos.
  2. b) Mejorar la capacidad de respuesta del Estado para la satisfacción de las demandas planteadas por los pueblos indígenas.
  3. c) Que los espacios de interacción e interlocución se concreticen en compromisos efectivos y las visiones, acuerdos y consensos se traduzcan en el diseño e implementación de mecanismos participativos de seguimiento y auditoría social de políticas públicas con enfoque de derechos humanos, pertinencia cultural y que sean coherentes con la construcción de un Estado Pluricultural, que contribuyan a la disminución de las brechas en el desarrollo y a la reducción de las desigualdades.

¿Cuáles son los resultados esperados?

Comunidades, autoridades propias, organizaciones y mujeres indígenas en las áreas geográficas priorizadas, han fortalecido sus capacidades para la exigibilidad de sus derechos a la justicia, educación y participación política con enfoque de derechos y acorde a los estándares internacionales de derechos humanos, género e interculturalidad y armonía con la naturaleza.

Alianzas

  • El seguimiento al Programa Maya se fundamenta en una intervención conjunta, integral y complementaria, en donde las tres agencias del SNU con participación plena de titulares se contribuya a los resultados y productos conjuntos esperados.

 

  • Se promoverá y facilitará el fortalecimiento, y consolidación de las redes existentes y conformadas durante la Fase II del Programa Maya. Así como las alianzas y coaliciones con otras expresiones para la articulación de esfuerzos orientados a la exigibilidad de los derechos humanos de los pueblos y mujeres indígenas en los espacios de interacción con las entidades públicas y otros actores (as) del ámbito nacional.

Financiamiento

  • $ 4, 315,321.26

Cobertura geográfica

  • En 61 municipios de 17 departamentos[5], en 11 comunidades lingüísticas[6].

 ODS

Contribuirá a 5 Objetivos de Desarrollo Sostenible: (1) Poner fin a la pobreza; (3) Garantizar una vida sana y promover el bienestar; (4) Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad; (5) Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres; (16) Promover sociedades, justas, pacíficas e inclusivas.

Socias implementadoras

OACNUDH, UNICEF y PNUD

Socias clave

  • Organizaciones, Autoridades y comunidades indígenas. Pendiente el listado de socias coparte por Agencias.

Donante:

  • Gobierno del Noruega.
Oficial de Programa – PNUD
  • Ana Gabriela De León.
Coordinadora Residente SNU – Responsable de Programas Conjuntos
  • Rebeca Arias.
Coordinador del proyecto -Asesor Técnico Principal del Programa Maya Conjunto.
  • Daniel Saquec Xinico.

[1] http://onu.org.gt/onu-en-guatemala/programas-conjuntos/

[2] Prodoc Fase I   http://mptf.undp.org/document/download/1671

[3] Prodoc Fase II http://www.gt.undp.org/content/dam/guatemala/docs/prodocs/undp_gt_programamaya.pdf

[4] El enfoque basado en los derechos humanos es un marco conceptual para el proceso de desarrollo humano que desde el punto de vista normativo está basado en las normas internacionales de derechos humanos y desde el punto de vista operacional está orientado a la promoción y la protección de los derechos humanos. Su propósito es analizar las desigualdades que se encuentran en el centro de los problemas de desarrollo y corregir las prácticas discriminatorias y el injusto reparto del poder que obstaculizan el progreso en materia de desarrollo.

[5] Alta Verapaz, Baja Verapaz, Izabal, Petén, Chimaltenango, Sololá, Quetzaltenango, San Marcos, Guatemala, Chiquimula, El Quiché, Retalhuleu, Totonicapan, Jutiapa, Santa Rosa, Sacatepéquez y Escuintla,

[6] Qéqchi, Poqochi’, Achí, Kaqchikel, Chorti’, Kiche’, Ixil, Poqomam, Xinka, Mam y Tz’utujil,