Debe incrementarse el diagnóstico del VIH

El Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala hace un llamado a la población para realizarse la prueba de VIH de manera voluntaria y conozca su estado respecto a la infección por VIH; así como a las instituciones rectoras en la materia para que aseguren el acceso y la disponibilidad de pruebas, garantizando el derecho a la salud de la población. El conocimiento de la ciudadanía sobre su estado de salud y con respecto a la posibilidad de ser portador de VIH, representa la vía de acceso temprano a servicios de prevención, tratamiento, y atención integral, que les permitirá llevar una vida plena y saludable.

 

Las estrategias para promover y ofertar la prueba de VIH deben incorporar siempre el enfoque de los derechos humanos, evitando prácticas violatorias de los mismos, como realizar pruebas de carácter obligatorio para acceder a servicios de salud y educación, empleo, o como requisito para para realizar trámites civiles como el matrimonio; realizar pruebas a las personas sin su consentimiento; o realizarlas sin devolverles sus resultados.

 

Estimaciones recientes indican que al cierre del 2017 vivían en Guatemala alrededor de 46,000 personas con VIH; y que se habrían dado cerca de 2,300 nuevas infecciones. Del total de personas viviendo con VIH en el país, el 67% conocen su estado, 39% están en tratamiento antirretroviral y 28% tienen carga viral suprimida.

 

Estas cifras representan el reto actual que tiene Guatemala a fin de que para el 2020, dentro de tan solo dos años, el 90% de las personas viviendo con VIH conozcan su estado, el 90% de las personas diagnosticadas con VIH estén en tratamiento antirretroviral; y el 90% de las personas en tratamiento se mantenga en niveles de supresión viral. Para lograr dichas metas, necesitamos terminar con el estigma y la discriminación, que siguen siendo una de las principales barreras de acceso a la prueba del VIH y en general a la respuesta a la epidemia.

 

Este 1 de diciembre, Día Mundial de la Lucha contra el Sida, levanta la voz por los derechos humanos de quienes viven con VIH y de quienes de alguna u otra manera son afectados por la epidemia de VIH, convocando a todos los sectores del país, principalmente a las instituciones del Estado, el sector privado, las personas afectadas por la epidemia del VIH y a la sociedad civil para que se involucren en una respuesta acelerada y efectiva a la epidemia de VIH, mediante acciones coordinadas y sostenibles; y reitera su compromiso de apoyo a través del ONUSIDA y sus agencias, fondos y programas copatrocinadoras.

¡Conozcamos nuestro estado de salud! ¡Hagámonos la prueba!

DISCURSO DE COORDINADORA RESIDENTE