Comunicado de prensa de la ONU en Guatemala

ONU exhorta a respetar y a garantizar las obligaciones internacionales de derechos humanos asumidas por el Estado de Guatemala

Con la firma de la Paz, Guatemala emprendió una ruta para abordar, como sociedad, los grandes desafíos de la construcción del desarrollo sostenible, la democracia y el Estado de Derecho, contando además con el acompañamiento y apoyo de la comunidad internacional.   Como garante de los Acuerdos, el Sistema de las Naciones Unidas ha sido parte de ese esfuerzo y valora los avances alcanzados en el cumplimiento de los compromisos contenidos en los Acuerdos de Paz.  

Uno de ellos se refiere a la justicia de transición y Guatemala ha sido reconocida en el ámbito internacional por las sentencias dictadas por sus tribunales en casos paradigmáticos, demostrando así que en el país es posible avanzar en la lucha contra la impunidad y la garantía de los derechos humanos. Estas sentencias también han sido el resultado de la participación activa y comprometida de las víctimas y de las organizaciones de la sociedad civil.

En este contexto, hacemos un llamado al Congreso de la República respecto a las iniciativas de reformas a la Ley de Reconciliación Nacional (No. 5377) y a la Ley sobre organizaciones no gubernamentales para el desarrollo (No. 5257) enfatizando en la importancia de respetar y garantizar las obligaciones internacionales de derechos humanos asumidas voluntariamente por el Estado de Guatemala, tal como lo han señalado diversos actores nacionales e internacionales.

La iniciativa de reforma a la Ley de Reconciliación Nacional, programada para su tercer debate el 13 de marzo, propone otorgar una amnistía general en todos los casos de graves violaciones a los derechos humanos cometidas durante el conflicto armado interno. De ser aprobada, podrían ser puestas en libertad en un breve plazo las personas juzgadas y en proceso por estos delitos, lo que pondría en riesgo los derechos de las víctimas a la justicia, a la verdad, reparación y no repetición de las graves violaciones a los derechos humanos, así como su seguridad y la de sus familias por eventuales represalias.

Por su parte, la reforma a la Ley sobre organizaciones no gubernamentales ha sido incluida en la agenda del Congreso de las últimas semanas para su aprobación final. Esta iniciativa podría afectar la libertad de asociación, reunión y expresión, así como los espacios democráticos para la sociedad civil organizada, de especial relevancia en un año electoral.

El Sistema de las Naciones Unidas, como parte de su apoyo a las instituciones nacionales, ha tenido la oportunidad de compartir los estándares internacionales vinculados con estas iniciativas. Es por ello que recuerda al Estado la importancia de adoptar leyes y políticas que permitan la consolidación de la paz y los espacios de participación democrática y reitera su permanente disposición para continuar brindando asesoría y asistencia técnica para el logro de estos fines.