Países de América del Norte y Central se comprometen a apoyar el Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones

MIRPS

La Conferencia Regional de San Pedro Sula, de la cual el Gobierno de Honduras fue el anfitrión, culminó el jueves con una serie de sólidas iniciativas tomadas por los países de América del Norte y Central para fortalecer las medidas de protección y soluciones para las personas refugiadas, desplazadas internas y solicitantes de asilo en la región. Los Estados cooperantes y otras importantes contrapartes, incluyendo las poblaciones interesadas, la sociedad civil, el sector privado y la comunidad internacional, también se han comprometido a apoyar con determinación la implementación de esos planes.

Esta serie de acciones hace parte de un proceso liderado por los Estados, denominado Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS), que a su vez se desarrolla dentro del Marco de Respuesta Integral para los Refugiados (CRRF, por sus siglas en inglés) y con base en marcos regionales existentes, como el Plan de Acción de Brasil y la Declaración de Acción de San José. Seis países de la región se han sumado al MIRPS hasta la fecha, a través de la elaboración de planes de acción a nivel nacional y mecanismos de cooperación regional.

En su discurso de apertura, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, resaltó que “Centroamérica y México están liderando el camino para la adopción de los principios y aspiraciones de la Declaración de Nueva York, ajustándolos a sus realidades y necesidades actuales. Esto demuestra que estas no son solo altas aspiraciones, sino que, con voluntad política y apoyo, pueden traducirse en resultados alcanzables, concretos y medibles”.

Ana García de Hernández, Primera Dama de Honduras, destacó que “la construcción de dos pactos globales sobre migrantes y refugiados es una oportunidad para dar una visión integral de esta realidad, tan apremiante en el momento histórico actual, y la prueba de ello es que todos estamos aquí, como demostración de las fortalezas que pueden lograrse cuando podemos definir e implementar mecanismos conjuntos para abordar intereses comunes, como lo dice esta declaración, para salvar vidas. En consecuencia, es una oportunidad que no podemos perdernos”.

Reconociendo que el desplazamiento es ocasionado por múltiples causas, la Conferencia Regional tuvo como objetivo establecer un mecanismo práctico que consolidara y desarrollara los marcos de cooperación regional existentes, fomentando la solidaridad y la responsabilidad compartida, con el fin de fortalecer la protección de las personas refugiadas, solicitantes de asilo, retornadas en necesidad de protección y desplazadas internas.

Este esfuerzo fue reconocido también por el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, que subrayó la importancia de que “en esta conferencia logremos acordar insumos prácticos para el Pacto Global sobre Refugiados, con acciones operativas concretas basadas en el enfoque de responsabilidad compartida y que tengan al ser humano como el centro de todos los esfuerzos”.

En la Declaración política adoptada en San Pedro Sula, los participantes acordaron implementar distintas respuestas, incluyendo la mejora de las condiciones de recepción, el fortalecimiento de los sistemas de asilo, la creación de oportunidades para la autosuficiencia y la integración local de las personas refugiadas, así como el apoyo a la resiliencia de las comunidades de acogida y de las comunidades en riesgo.

A mediados de 2017, las personas refugiadas y solicitantes de asilo procedentes de esta región y registradas en todo el mundo eran casi 220.000 – lo que significa un incremento de 10 veces en los últimos cinco años – y en su mayoría buscaron seguridad en los Estados Unidos, México, Belice, Costa Rica, Nicaragua y Panamá. Además, otras personas se vieron forzadas a desplazarse dentro de sus propios países. En la última década, en Honduras, 174.000 personas se desplazaron internamente en 292 municipios.

Entre la población desplaza en la región, las necesidades de las niñas y niños no acompañados o separados, de las mujeres, los adultos mayores, las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersex, de los pueblos indígenas y afrodescendientes, así como de las personas con discapacidad, son las más apremiantes.

La Conferencia, de la cual el Gobierno de Honduras fue el anfitrión, y coorganizada por el ACNUR y la OEA, con la colaboración de la Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana (SG-SICA), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Sistema de las Naciones Unidas, es uno de los diferentes eventos clave que contribuirán al Pacto Mundial sobre Refugiados, el cual se presentará ante la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2018.

“El éxito del MIRPS dependerá del compromiso de aquellos Estados y otros actores en la región que participan directamente en el abordaje del desafío del desplazamiento. Pero, fundamentalmente, también se basa en la solidaridad y la responsabilidad compartida más allá de la región, y es esencial que la comunidad internacional esté a la altura de las circunstancias y lo respalde”, acotó el Alto Comisionado Filippo Grandi.

http://www.acnur.org/noticias/noticia/paises-de-america-del-norte-y-central-se-comprometen-a-apoyar-el-marco-integral-regional-para-la-proteccion-y-soluciones/

 

http://www.mirps-hn.org/

http://www.mirps-hn.org/en/