Diputados se comprometen al impulso de la Iniciativa de ley 3590

Como parte de las actividades en conmemoración del Día Nacional contra la Desaparición Forzada, el Grupo de Trabajo contra la Desaparición Forzada en Guatemala, integrado por el Grupo de Apoyo Mutuo –GAM-,  la Fundación de Antropología Forense de Guatemala –FAFG-, el Centro Internacional para Investigaciones en Derechos Humanos –CIIDH-  y la Asociación de Familiares de detenidos-desaparecidos en Guatemala –FAMDEGUA-; realizó un conversatorio público en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de la República, para abordar la importancia de la legislación en pro de la búsqueda de las personas víctimas de desaparición durante el Enfrentamiento Armado Interno.

Uno de los planteamientos fundamentales del conversatorio fue promover la aprobación final de la iniciativa de Ley 3590, como muestra de una acción humanitaria a favor de las víctimas de desaparición forzada y de sus familiares.  Presentada hace una década, esta iniciativa tiene como fin la creación de una Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas. Ha sido discutida  en el Pleno del Congreso y se encuentra en tercera lectura para su aprobación.

El diputado Enrique Álvarez expresó que el respeto al derecho de las familias de las víctimas de desaparición, tanto a saber la verdad como a ser reparadas de forma integral, es el camino para la construcción de una paz auténtica.  Propuso la creación de un espacio de participación entre diputados y familiares, para definir una estrategia de incidencia con otras bancadas, con la intención de lograr la aprobación final de esta iniciativa de Ley.

Conversatorio Grupo de Trabajo contra la Desaparición Forzada

Rebeca Arias, Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala y Representante Residente del PNUD, participó en la apertura del conversatorio haciendo hincapié en la necesidad de apoyar a las familias que han sufrido del delito de desaparición forzada, que no sólo daña a un individuo en particular sino a todo su núcleo familiar, “las víctimas de desapariciones forzadas son también las madres, los padres, hijos, hijas, parejas o amigos de quienes han desaparecido; mujeres y hombres angustiados que buscan desesperadamente información que les permita encontrar a sus seres queridos” manifestó.

Arias enfatizó que de ser adoptada plenamente esta iniciativa podría representar una herencia legislativa muy importante para la sociedad guatemalteca en materia  de derechos humanos.

La actividad contó con la participación de los diputados Carlos Fión, Edwin Lux, Enrique Álvarez, José de la Cruz Cutzal y de la ex parlamentaria Myrna Ponce.

El diputado Carlos Fión, afirmó que el Estado guatemalteco posee una deuda con sus habitantes que desde hace 40 años sufrieron la desaparición de sus familiares e indicó que se comprometen a impulsar la Iniciativa de Ley 3590. “Más que un compromiso tenemos una obligación de darle una respuesta a nuestra sociedad, solo así podremos darle un camino al desarrollo” manifestó Fión.

Desde el año 2010, el PNUD ha contribuido en este proceso, a través del Programa de Acompañamiento a la Justicia de Transición –PAJUST-, desde donde se ha apoyado a impulsar procesos de búsqueda de víctimas, de forma coordinada con la FAFG, y  priorizando la participación de las y los familiares  en todo momento.

Con el apoyo de Suecia, el  PAJUST contribuye a que las víctimas del enfrentamiento armado interno puedan ejercer su derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación; junto a promover medidas para la no-repetición de graves violaciones a los derechos humanos en el futuro.

Por Liz Marroquín, con insumos de Allan Cordero