Proyectos para reducción de pobreza con igualdad de género

FIDA y ONU Mujeres imparten Taller de Fortalecimiento del Enfoque de Igualdad de Género, a proyectos apoyados en la Región de Mesoamérica

Como parte del proceso de la lucha contra las desigualdades e inequidades de género en América Latina y el Caribe, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), en alianza con ONU Mujeres, impartió durante tres días, del 29 de noviembre al 1 de diciembre de 2017, el Taller Subregional “Fortalecimiento del Enfoque de Igualdad de Género”, dirigido a proyectos y programas de desarrollo rural cofinanciados por el FIDA, que contribuyen a reducir la pobreza y mejorar las condiciones de vida de las familias rurales, principalmente de mujeres, jóvenes rurales y poblaciones indígenas de Guatemala, El Salvador, Honduras y México. La actividad fue realizada en territorio guatemalteco.

 
Taller de proyectos con igualdad de género

 

El objetivo del Taller fue compartir las mejores experiencias y oportunidades que han contribuido a disminuir las brechas de género en el contexto de los proyectos cofinanciados por el FIDA. Además, se fortalecieron las capacidades de intervención para promover la igualdad de género y el empoderamiento de hombres y mujeres, que tiendan a reducir la carga de trabajo de las mujeres rurales y aumente su influencia en los procesos de adopción de decisiones a todos los niveles.

En la actualidad se ha avanzado en materia de Género, pero aún falta mucho por hacer a favor de las cuotas de género en las juntas directivas de las organizaciones e instituciones, donde las mujeres continúan teniendo una escasa representación en los puestos de liderazgo y dirección, en los sectores público y privado. En ese sentido, Juan Diego Ruíz, gerente de Programas y coordinador Subregional del FIDA para Mesoamérica, considera que la mayoría de veces los tomadores de decisiones han sido hombres y por lo tanto, no siempre tienen la sensibilidad ni el conocimiento de lo que supone un verdadero trabajo con enfoque de igualdad de oportunidades que promueva la participación de mujeres rurales en los proyectos de desarrollo rural.

“Históricamente y muchas estadísticas así lo indican, existe una brecha, una diferencia entre hombres y mujeres, en términos de desarrollo, sobre todo en el acceso, en el uso, control y la toma de decisiones, respecto a los recursos económicos y naturales a nivel rural. Este enfoque de género que se ha venido trabajando en los proyectos de las distintas instituciones públicas representadas en el Taller, que cuentan con el acompañamiento del FIDA, ha sido uno de los temas centrales abordados en el intercambio de experiencias”, enfatizó Ruíz.

 

El FIDA pretende consolidar su posición como uno de los organismos líder en la adopción de medidas innovadoras para promover el empoderamiento de la mujer rural y lograr un impacto transformador de género que garantice que las mujeres y las niñas estén libres de violencia, accedan a recursos, conocimiento y salud, y tengan su propia voz, liderazgo y participación.

 

En este sentido, el Taller estuvo enfocado en visibilizar los avances, las oportunidades y limitaciones para disminuir las brechas de género en los proyectos financiados por FIDA en la región de Mesoamérica, y en sensibilizar y ofrecer directrices que apoyen los esfuerzos de los proyectos para identificar los resultados de efecto, proceso e impacto que permitan ir más allá de los procesos participativos de las mujeres y que aborden los cambios a más largo plazo en las prácticas culturales, así como en las leyes y políticas.

 

“Estos días, hemos recibido un taller de manera conjunta, ya que el FIDA está interesado que se haga un proceso siempre dinámico y constante, para reflexionar sobre cerrar las brechas de inequidad de género, que requiere mucho tiempo, no es una cuestión de la noche a la mañana”, reflexionó Reina Moreira, coordinadora de la Unidad de Género, Juventud y Población Indígena, del Proyecto MAG-PRODEMOR CENTRAL-Ampliación, de El Salvador.

 

Asimismo, durante el desarrollo del Taller se identificaron prácticas exitosas y lecciones aprendidas, sobre el uso de herramientas, intervenciones y estrategias para promover la equidad de género en el contexto de los proyectos; además hubo intercambio de experiencias y presentación de Aprendizajes en el Terreno sobre: 1) Acceso a recursos productivos-Programa de Ahorro y Préstamo Comunitario bajo la metodología Oxfam, por parte de PRODENORTE, de Guatemala; y 2) Participación en organizaciones económicas y sociales- Liderazgo de mujeres jóvenes rurales en la Cadena Apícola, que fue socializado por el Programa Amanecer Rural, de El Salvador.

 

Por su parte, ONU Mujeres presentó experiencias e Indicadores de Monitoreo y Evaluación del Programa Ampliando las Oportunidades de Mujeres Rurales Emprendedoras de América Latina (BEO), que fue implementado por este organismo internacional, con apoyo financiero del FIDA; en Guatemala, El Salvador, México y Nicaragua; con el cual fueron sistematizadas 30 historias de mujeres emprendedoras y además, fue utilizado un modelo de empoderamiento económico y la Caja de Herramientas.

 

Eugenia Close, coordinadora del Área de Empoderamiento Económico, de ONU Mujeres-Guatemala, sostuvo que con el Programa BEO, tuvieron muy buenas experiencias en cuatro países de Mesoamérica. “El Programa fue evaluado en los países y de ahí, tomamos no sólo las voces de los equipos, sino sobre todo de las personas que fueron beneficiarias del Programa, sobre qué funcionó y que no funcionó. Como en todos estos programas, más que la implementación y la transformación de la vida de las personas; la idea también es generar conocimientos que se puedan transferir y escalar para otras experiencias y otros programas de distintas índoles, para que puedan hacer uso de estas experiencias”, dijo.

 

La jornada de capacitación finalizó con la visita a la Cooperativa Integral Agrícola Mujeres 4 Pinos de R.L, ubicada en el municipio de Sacatepéquez, Guatemala; que cuenta con el apoyo del FIDA y otros aliados de cooperación internacional y aportes locales. En el lugar, las asociadas que se dedican a la producción y exportación de hortalizas hacia los Estados Unidos y Europa, intercambiaron sus experiencias con las personas participantes del Taller; asimismo, hubo entrega de diplomas

 

En apoyo a los 16 días de activismo contra la violencia de género, con ocasión del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las personas participantes se unieron a la Campaña ÚNETE “Pinta tu mundo de naranja – DEJA TU HUELLA”, con mucho entusiasmo, nadie dejó de pintarse las palmas de sus manos con el color naranja y portar mensajes que hacían referencia al Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 5: Igualdad de Género. Cabe mencionar, que a esta Cooperativa el FIDA le otorgado el Premio 2017, como “Mejor Práctica de Lucha contra la Pobreza”.

 

Sandra Xiquín, presidenta de la Cooperativa Integral Agrícola Mujeres 4 Pinos de R.L, expresó: “Nosotras buscamos el bien común para todas las personas y también como salir adelante con nuestras familias, los vecinos y la comunidad; gracias a la Cooperativa y al acompañamiento de las instituciones que nos apoyan, en especial al FIDA, que han puesto su confianza en nosotras las asociadas. Invertir en las mujeres no es pérdida, sino es algo valioso; ahora podemos ver esos frutos. Estamos muy alegres, porque ahora los productos que nosotros cultivamos, esas hortalizas van a miles de cocinas, restaurantes y a miles de hogares, no sólo en Guatemala sino que en otros países”.

 

Por mucho tiempo, las mujeres rurales han sido invisibilizadas, pese a que contribuyen de manera fundamental a la agricultura y las economías rurales; históricamente, ellas han tenido menos acceso que los hombres a servicios, mercados y activos, incluida la tierra. Las mujeres del medio rural suelen carecer de autoridad en sus hogares, organizaciones y comunidades. En ese sentido, el FIDA trabaja en promover y apoyar la igualdad y equidad entre las mujeres y los hombres de las zonas rurales, para que estas ejerzan un mayor control sobre sus vidas y sus bienes.