Ayudo a mi mamá en la confección de güipiles pero sueño con estudiar medicina en Cuba

7. Octubre OIM quedate 2Andrés Armando Álvarez es un joven de 17 años que cursa el tercero básico. Él es uno de los beneficiarios del Centro de Formación Quédate, en San Juan la Laguna, Sololá. Apoya a su mamá en las tareas de la casa pero también en el negocio familiar de confección y bordado de güipiles, la vestimenta tradicional de las mujeres mayas tz’utujiles en la localidad.

“Tengo un primo que vive en Estados Unidos. Muchos de mis amigos dicen que van a irse cuando terminen la secundaria, pero yo no quiero migrar sin haber tramitado documentos. Mi familia, especialmente mi mamá, no quiere que nos enfrentemos a esos peligros. Hemos escuchado muchas historias y prefiero irme de otra manera”, aseguró el joven estudiante.

Andrés añadió: “Yo quiero migrar hacia Cuba. He estado revisando los planes de estudio de algunas universidades y quiero estudiar medicina. Mi hermano murió de cáncer recientemente y no quisiera que otras familias sientan el dolor que mi madre y yo sentimos. Quiero ayudar en mi comunidad luego de graduarme”.

La migración es un elemento que puede llegar a convertirse en una parte esencial de los planes de vida para las y los jóvenes indígenas de Sololá. Este es uno de los departamentos que presentan tasas relativamente altas de expulsión de emigrantes[1]; al mismo tiempo que su índice de Desarrollo Humano (IDH) 0.606[2] le sitúa como uno de los que presentan más retos en temas de educación, salud y nivel de vida.

En Sololá, la mayoría de las y los jóvenes se encuentran en una situación de vulnerabilidad a la migración irregular. La migración es multicausal y esto significa que aunque una persona piense que necesita mejores ingresos, lo que podría detonar su movilización es la falta de una casa de estudios en su comunidad. Cada caso tiene su propio contexto.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en coordinación con el Centro de Formación Quédate, de la Secretaría de Bienestar Social (SBS), ha trabajado desde el 2015 en la promoción de espacios educativos técnicos para adolescentes migrantes no acompañados retornados y para quienes tienen familias viviendo en el exterior. Estas actividades son realizadas a través del proyecto Retorno y Reintegración en el Triángulo Norte de Centroamérica, que cuenta con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Las alianzas con instituciones locales, nacionales e internacionales han permitido a la OIM acompañar la creación de establecimientos más sólidos y preparados para brindar asistencia a las niñas, niños, adolescentes y jóvenes migrantes retornados en El Salvador, Guatemala y Honduras. No solamente se han impulsado iniciativas en el área de la educación técnica y la nivelación de la primaria y la secundaria, se trata de ampliar los conocimientos de las familias para la toma de mejores decisiones en sus planes de migración.

Mientras el Instituto Técnico de Capacitación y Productividad se encarga de desarrollar los cursos y las nivelaciones para los grupos beneficiarios del Centro Quédate, la OIM ha aportado con actividades lúdicas y de comunicación para incentivar el conocimiento sobre los temas migratorios entre los que se destacan los riesgos de la migración irregular. Estos contenidos se brindan para que las muchachas y muchachos adquieran suficientes conocimientos para la generación de debate en sus propias comunidades, y centros educativos, además para que puedan ser agentes de cambio con otras personas que ven a la migración irregular como una alternativa para mejorar su nivel de vida.

Fomentar la compresión de las cuestiones migratorias y velar por el respeto de la dignidad humana y el bienestar de las poblaciones que se movilizan, son dos de los objetivos estratégicos de la OIM que pone en práctica con las y los jóvenes en Sololá.

Estas actividades contribuyen a garantizar los derechos humanos de la niñez y adolescencia, particularmente de la migrante del Triángulo Norte de Centroamérica.

[1] Perfil Migratorio de Guatemala 2012, pag. 112

[2] Cifras para el Desarrollo Humano: Sololá 2011, pag. 5