FIDA y PMA unen fuerzas para fortalecer organizaciones de pequeños productores de maiz y frijol en la región Norte de Guatemala

20160819_092001

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola – FIDA- y el Programa Mundial de Alimentos – PMA –desarrollan una alianza en favor de productores a pequeña escala de maíz y frijol de la región Norte de Guatemala. Ambas entidades forman parte del Sistema de las Naciones Unidas, quien en su Marco de Asistencia y prioridades para el 2016 incluyen acciones para apoyar la reducción de la desnutrición crónica y fomentar inversiones generadoras de ingresos en el área rural. La alianza incrementará el diálogo, las inversiones y las acciones preventivas en familias de escasos recursos.

El acuerdo de colaboración tendrá una vigencia de un año a partir de su suscripción y se podrá renovar bajo acuerdo de ambas instituciones. También se prestará asistencia a pequeños agricultores y agricultoras para acceder a los mercados agrícolas y para llegar a ser interlocutores comerciales competitivos.

Estos programas apoyarán a las organizaciones de pequeños agricultores de maíz y frijol, impulsando el desarrollo económico en comunidades con altos índices de pobreza. Participaron del acto de firma el señorJuan Diego Ruiz, gerente para Guatemala y Coordinador subregional del FIDA; el señor Miguel Barreto,director para América Latina del PMA y el señor Mario Touchette, Director de PMA en Guatemala.

El FIDA busca dar a la población rural pobre la oportunidad de mejorar su seguridad alimentaria y nutricional, aumentar sus ingresos y reforzar su capacidad de resistencia, su orientación multilateral aporta una sólida plataforma mundial para debatir cuestiones relacionadas con las políticas rurales y fomentar una mayor conciencia acerca de la importancia de las inversiones en el desarrollo rural para reducir la pobreza y aumentar la seguridad alimentaria.

La misión del PMA es salvar vidas y medios de subsistencia y mejorar la nutrición, seguridad alimentaria y autosuficiencia de las personas más pobres y más vulnerables del mundo. El objetivo final es lograr el Hambre Cero, en línea con un reto establecido por el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon en el 2012.

El PMA contribuye a que el tema de la lucha contra el hambre y la desnutrición esté en el centro de las preocupaciones de la comunidad internacional. En su dialogo con ésta, los Gobiernos y beneficiarios, el PMA propone políticas, estrategias y operaciones que beneficien directamente a las personas en situación de inseguridad alimentaria y fomenten el desarrollo económico y social.