Se presentó el cuarto y último informe de cumplimiento de los ODM

4to informe

El Gobierno de Guatemala y el Sistema de Naciones Unidas presentaron el IV y último Informe Final de los Objetivos de Desarrollo del Milenio –ODM-, suscritos en el año 2000 en la Cumbre del Milenio, realizada en la búsqueda de un mundo más pacífico, más próspero y más justo.

 

Tras el cumplimiento del plazo establecido (2000-2015), la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia –SEGEPLAN- presentó esta mañana el Informe de cumplimiento de los ocho ODM con el propósito de rendir cuentas a la sociedad guatemalteca y la global, así como realizar un balance que oriente la consecución de acuerdos y políticas públicas dirigidas a garantizar el desarrollo humano sostenible de las y los guatemaltecos.

 

A partir de 1990, año base según la Agenda de Desarrollo del Milenio, el IV Informe examina el desempeño de los últimos 25 años, para lo cual recoge, sistematiza y analiza la información estadística disponible y describe la evolución y las tendencias de cada una de las metas e indicadores, así como la sostenibilidad de las mejoras.

 

“Es deber de los Estados de cara a sus ciudadanos reportar el grado de avance de los ocho objetivos”, expresó la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas para Guatemala y Representante Residente del PNUD Valerie Julliand. “Por ello felicito al Estado guatemalteco por la realización de cuatro informes sobre ODM, principalmente por el Informe que nos presenta hoy SEGEPLAN, quien ha hecho un trabajo arduo y formidable.”

 
 
IMG_6598
 
 

“La agenda de los ODM ha tenido un impacto importante en el país al haber permitido orientar las intervenciones públicas y los recursos para el desarrollo, en la medida de lo posible, hacia las áreas de desarrollo establecidas en ella,” declaró la Secretaria Ekaterina Parrilla. “Guatemala ha avanzado en la consecución de las metas, pero el ritmo de este avance ha sido insuficiente y, en muchos ámbitos, insatisfactorio para lograr los estándares mínimos de desarrollo que plantearon los ODM,” agregó.

 

La Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas y Representate del PNUD Valerie Julliand apuntó hacia la debilidad institucional, la falta de voluntad política, falta de compromisos de los sectores que pueden contribuir a hacer la diferencia y los efectos de políticas desacertadas e inconsistentes al abordar los resultados presentados. “Si bien valoramos el esfuerzo de trasladar la información de manera transparente, indistintamente de los resultados, definitivamente no puede pasar desapercibido un 63 por ciento de incumplimiento de las metas,” expresó.

 

Uno de los aspectos centrales del IV Informe, resaltados por la Secretaria Parrilla, es la importancia del análisis relacionado con la equidad de género, étnica y la dimensión territorial. Una de las principales contribuciones se refleja en el reporte de los indicadores de manera desagregada, evidenciando las diferencias de desarrollo en los diversos grupos de población, cuando la información así lo permitió.

 

“Los resultados evidencian brechas profundas en el desarrollo, reflejo de los esquemas de poder, exclusion y discriminación, principalmente de las mujeres y a los pueblos indígenas,” agregó Julliand. Jonathan Menkos, economista y Director del ICEFI, coincidió en sus comentarios acerca del Informe ODM: “es evidente que Guatemala continúa siendo un Estado que discrimina.” Menkos enfatizó la importancia de reivindicar el papel del Estado y de recuperar el espacio público como uno de cohesion social. “Ninguna democracia puede subsistir con niveles de pobreza y desprotección en los que viven miles de guatemaltecos”, concluyó, parafreaseando al Dr. Edelberto Torres-Rivas. Gustavo Arriola, Coordinador del Informe Nacional de Desarrollo Humano del PNUD, brindó un panorama regional de los ODM y los retos de la nueva Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, poniendo de manifiesto, entre las lecciones aprendidas, que los países que lograron las metas cuentan con la universalización de servicios básicos y con instituciones fuertes.

 
 

Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible

 

Tras un análisis de los esfuerzos realizados, de la institucionalidad del sector público e inversión en el país, la Secretaria Parrilla señaló que alcanzar el desarrollo implica: a) un crecimiento económico más incluyente, ambientalmente sostenible y sostenido; b) políticas públicas articuladas al presupuesto público y un mejor equilibrio entre la política social y económica, y c) un Estado efectivo, transparente y con una función redistributiva fortalecida.

 

Por su parte, la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas y Representante Residente del PNUD Valerie Julliand señaló tres condiciones para el desarollo: a) un Estado con recursos; b) un compromiso con los derechos y la inclusión de los amplios grupos poblacionales que se encuentran al margen de las vía del desarrollo, y c) unir los principales intereses de los sectores nacionales en un solo plan de desarrollo que piense en los más vulnerables. “En estos días, cuando Guatemala cuenta con un cambio de autoridades, una voz ciudadana renovada y mayor claridad de cómo ganarle el pulso a los problemas que le afectan, es momento de tomar acción,” enfatizó. “Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible y los Acuerdos de Paz son una hoja de ruta que pueden hacer un verdadero cambio en Guatemala,” concluyó.

 
 

IR A DOCUMENTOS

 

A continuación puedes descargar el informe final de cumplimiento de los ODM:

Informe final de cumplimiento de los ODM

Más Información sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio:

Visita la página de SEGEPLAN

 
 

Hallazgos presentados por la SEGEPLAN

 

La Secretaria Parrilla indicó que los resultados que se registran en el informe muestran un avance heterogéneo de los indicadores. “De los que tuvieron una meta definida para 2015 (24 de los 66 reportados por el país), solamente el 25 por ciento ha cumplido con el logro de la meta, otro 12.5 por ciento estuvo muy cerca de cumplirla, mientras que el resto (62.5 por ciento) estuvo muy lejos de cumplirla,” declaró.

 

Parrilla indicó que al integrar todos los resultados (metas con indicadores cuantificables y no), solamente el 44 por ciento de los indicadores se cumplió o presentó una evolución positiva en el transcurso del tiempo. “Al desagregar los indicadores por área y población, ningún indicador fue cumplido respecto al área rural ni la población indígena, ” explicó.

 

La Secretaria de Planificación presentó el comportamiento de algunos indicadores que destacaron por su evolución o involución durante la vigencia de la agenda.

 

Uno de ellos fue sobre la disminución del número de niños que a los cinco años pesaban menos del promedio (desnutrición crónica). Pasó del 62,2 por ciento en 1987 (año base) a 46,5 por ciento en 2014-2015. La meta era de 31 por cada 100. Aun cuando ha existido una reducción, las brechas entre el área rural y urbana y la población indígena y no indígena son significativas.

 

Asimismo, destacó el comportamiento de la pobreza extrema en el país, y determinó que durante la vigencia de la agenda, el indicador sufrió un retroceso, ubicándose en 23.4 por ciento, cuando en el año base, el mismo se situaba en 18.1 por ciento. Por su parte, la pobreza general se redujo únicamente en 3.5 puntos porcentuales.

 

Otro de los resultados fue la reducción de la mortalidad materna; de 219 decesos por cada 100,000 nacidos en 1987, el indicador se ubicó en 113 en 2013.