La prevención de violencia contra las mujeres es una obligación impostergable

logo

En el día internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres la ONU reafirma que la violencia contra las mujeres y las niñas es inaceptable. Llama la atención a la sociedad guatemalteca que la misma se puede evitar, se debe castigar y sobre todo que se puede prevenir.

En Guatemala una de cada dos mujeres sufre violencia física, verbal o sexual alguna vez en su vida. El agresor, en muchas ocasiones, es su pareja o expareja. Este año el Ministerio Público ha recibido más de 50 mil denuncias de violencia, incluidos delitos sexuales. Las mujeres están rompiendo el silencio. Los datos sobre violencia en niñas son alarmantes. Sólo en lo que va del año se reportan 5,220 embarazos en menores de 14 años, de los cuales 17 sucedieron en niñas de 10 años; 71, en niñas de 11 años; 261, en niñas de 12 años; 1,049 de 13 años; y 3,822 de 14 años. Estos embarazos son violaciones, son delitos, son una vergüenza social.

Hoy contamos con varios instrumentos para eliminar la violencia contra las mujeres. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular el 5, (lograr la igualdad entre géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas) conforman un medio vital para lograr la igualdad y el empoderamiento de las mujeres que constituyen una condición indispensable para alcanzar el desarrollo sostenible. Los Estados tienen un desafío grande para honrar este compromiso. A todas las sociedades del mundo les conviene, pero hay que hacer conciencia, denunciar y castigar a los agresores. Sobre todo hay que prevenir la violencia y para eso se necesita del concurso de las diferentes expresiones sociales. Se necesita de hombres comprometidos.

Hay que abolir la violencia contra las mujeres de las escuelas, los trabajos, las aceras, las aulas universitarias, los centros deportivos, las discotecas, del transporte público, de todos lados. Hay que llegar antes que acontezcan los hechos.

El Sistema de las Naciones Unidas reitera su compromiso para acompañar al Estado de Guatemala en estos esfuerzos y hace un llamado para que todas y todos juntos: gobiernos, organizaciones de la sociedad civil, empresas, escuelas y personas actúen a través de los nuevos movimientos solidarios, y lograr un mundo más igualitario, un planeta 50 – 50, en el que las mujeres y las niñas vivan sin violencia.


Comentario

Comunicado